Roberto Urquieta González

Mi nombre es Roberto Urquieta González, desde pequeño sentí atracción por las personas del mismo sexo, recuerdo haber tenido mi primera experiencia a los 5 años aproximadamente, con un niño de mi misma edad en donde nos besamos y fuimos sorprendidos por mi madre, ese es uno de mis primeros recuerdos y una que otra experiencia, al pasar los años esta inclinación comenzó a aumentar, ya estando en la edad de la adolescencia comencé a experimentar  el bullying por parte de mis compañeros de curso y de otros alumnos del colegio donde yo estudiaba, ya que siempre me relacione con mujeres, recuerdo que un hermano mío también me molestaba y me decía “maricon” y eso también de alguna manera comenzó a marcar mi vida; pero si hubieron veces en que me sentí atraído por algunas de mis compañeras pero siempre fui rechazado, todo este rechazo por parte de estas chicas de las cuales me sentía atraído y este bullying reiterado empezó a crear en mi una identidad poco clara.

La relación con mi padre cuando niño era muy cercana pero ya a la edad de la adolescencia nos comenzamos a distanciar ya que por su trabajo el pasaba más tiempo fuera que en casa lo que provocó que me criara mas con mi mama y mis hermanos, a todo esto somos siete hermanos son 4 mujeres y somos 3 hombres; por lo visto en mi casa predominaban las mujeres; durante este distanciamiento con mi padre mi identidad ya empezaba a tomar su rumbo, no solo fui víctima de bullying en la escuela sino también en el liceo y fue en esa época donde comencé a tener mis primeras experiencias sexuales con personas siempre mayores, la primera vez recuerdo que me sentía sucio, después yo mismo anhelaba buscar estos encuentros los que con el tiempo se hicieron más intensos.

A la edad de los 21 años aproximadamente, me asumí homosexualmente, siempre luche con esto me costó tomar la decisión, debo reconocer que sufrí mucho ya que todo esto fue solo, no tenía a quien contárselo, cuando ya me había asumido mi vida giro bruscamente, comencé a entrar en este mundo gay, a visitar discotecas y a tener experiencias ya no solamente sexuales si no también buscaba el amor sentirme amado y querido, nunca mis relaciones fueron sanas, y por ello que muchas veces intente quitarme la vida, me enferme de anorexia y caí en el alcoholismo, después que me recupere de de ello me fui a vivir al norte específicamente a Calama, y fue allí donde me libere y bueno trabaje en una disco como transformista lo que ya había realizado antes en la ciudad donde vivía, estuve en eso durante 7 meces y fue allí donde hubo un destape en mi vida, desenfrenos, y experimentado de todo. Después regrese a Ovalle y comencé a trabajar  y bueno mi vida seguía igual, fue cuando conocí a  varios chicos con los cuales mantuve relaciones amorosas las que no duraban mucho ya que siempre fui bastante obsesivo, y con la última persona que estuve fue con el que dure más tiempo unos 3 años aproximadamente, esta relación fue la más tormentosa y la que me llevo a entrar en crisis de depresión, suicidio y ahondar más en el alcohol, y fue allí cuando comencé a clamar a este Dios que solo conocía de nombre y porque mi mamá quien se había convertido a él unos años atrás cuando yo sufrí anorexia, por ella había escuchado de él; comencé a clamar por esta profundas ganas de que me ayudara a dejar a este chico que verdaderamente me tenia mal, fue allí cuando comencé a visitar la iglesia a donde se congregaba mi mama, siempre la iba a buscar  pero mas allá no me interesaba estar, a todo esto mi relación con este chico era cada vez mas tormentosa llegando a los golpes y escándalos en público, mientras tanto yo seguía haciendo transformismo junto a un grupo de amigos y mientras tanto comencé a congregarme en una casa junto a una personas a la cual mi mama comenzó a asistir fue allí donde empecé a acercarme a DIOS, pero seguía en mi vida normal, por otra parte mi mama empezó a buscar otro lugar para congregarse y llego a donde está hoy por hoy, entre tanto yo seguía sufriendo por este chico y cada vez fue más obsesivo y fue cuando caí al hospital por una infección y los pastores mi visitaron siempre y empecé a acercarme a ellos hasta que un día les dije lo que yo era, y ellos nunca me rechazaron, es mas siempre estuvieron ahí en todo este proceso, me bauticé y volví a mi vida nuevamente y fue acá cuando comenzó el trato de Dios conmigo, casi pierdo mi trabajo por andar de fiestas, y fue en este periodo cuando la relación con este chico comenzó a distanciarse llegando al punto que ya no quería verlo, pero yo seguía teniendo una vida alocada, cuando casi pierdo el trabajo volví a buscar a los pastores y fue cuando mi vida cambio radicalmente, en esta desesperación mía le pedí a Dios que me ayudara pero a dejar esta vida de excesos nunca pensando en dejar la homosexualidad solo era dejar esta vida llena de excesos, fue cuando un día escuche una predica en la radio en la cual ya estaba trabajando que hablaban de homosexualismo y era fuertemente confrontado  y al día siguiente hable con la pastora y fue cuando sentí a Dios a través de su Espíritu que me decía que el me ayudaría a salir de esta vida, y de ahí todo cambio siempre recordare que la primera palabra y que siempre recuerdo fue Josué 1:9 “mira que te mando que te esfuerces y sea valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo donde quiera que vayas.”; esta palabra cada día que vivo la proceso mas, sobre todo en los momentos de mayor angustia, fue así que mi vida cambio radicalmente, queme todo lo que tenia de mujer, y cambie mi pieza completa yo prácticamente usaba puras cosas de mujer hablo de desodorantes y delineadores de ojos y labiales, todo eso se fue a la basura, la ayuda de la hermandad fue esencial pero Dios siempre ahí sosteniendo mi vida, “todas las cosas fueron hechas nuevas”, comencé a trabajar en la radio cristiana de mi congregación, a liderar el grupo de jóvenes lo que me sirvió para llenarme de la palabra del Señor ya que no sabía nada de él, fueron tiempos de empaparme de su palabra, pero por más que recibía este amor por parte de mis hermanos en Cristo, yo seguía sintiendo esta atracción con la cual luchaba de manera silenciosa, necesitaba saber o por lo menos conocer a alguien que me entendiera por lo que estaba pasando ya que no fue fácil dejar esa vida de un día para otro, pero esas personas llegaron tiempo después cuando fui diagnosticado con el VIH, por razones familiares me realice el examen de la diabetes y  aproveche de hacerme el de Elisa, y bueno los resultados fueron desastrosos, la vida se me venía abajo nuevamente y no podía culpar a Dios ya que era consecuencia de mis acciones anteriores, debo reconocer que ya no quería nada con la iglesia, y fue cuando en respuesta a mis oraciones llego el ministerio de restauración y fui a la serena a este seminario casi por obligación ya que la pastora me había regalado la entrada, y llegue justo cuando Claudia comienza su plenaria y por fin sentí que había alguien que entendiera lo que estaba pasando, luego bueno me fui a esta capacitación de una semana en el bello Quisco y  fue donde el señor hablo a mi vida y recordé abusos de los cuales fui víctima cuando fui pequeño, y muchas cosas más y empezó este proceso de sanación que aun continua, el perdón, el rendirme a él y entregar todo en sus manos, hoy por hoy ya no vivo con mis padres, me fui a vivir a la serena y aun estoy en un proceso de sanación, formación de carácter y de mucho crecimiento, no ha sido fácil, debo decir que durante mi estadía en el quisco el Señor entrego promesa y su palabra fue la siguiente Lucas 4:18 “El Espíritu del Señor esta sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; y a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; y a poner en libertad a los oprimidos;” fue hermoso descubrir sus planes para conmigo, como decía anteriormente no ha sido fácil estando solo en una ciudad que no es la tuya pero el siempre fiel ha puesto a personas que me han edificado mucho y me han guardado en oraciones, hoy su palabra me sigue hablando en Isaías 41:8-13 donde habla nuevamente de estar junto a mí  y cubrir y me invita a no temer por que el me sostiene de su mano derecha.

Hoy estoy realizando un proyecto que Dios me entrego y tiene que ver con esto con el dar testimonio de lo que él ha hecho en mi vida y sigue haciendo, sigo en proceso de restauración. Les bendigo.

Atte.

Roberto Urquieta González.

Eventos | Congresos
Transformados en la Mente de Cristo | Programa
El Estanque de Betesda | Curso a Distancia
Manual El Estanque de Betesda
Manual Nuevo Comienzos
Pasión Pura
Lidiando con Nuestras Pasiones | San Luis
Estanque de Betesda | CHILE
CAPACITACIÓN en el área de Restauración Emocional, Relacional, Sexual y Espiritual
Acerca de ...

El Ministerio Restauración Argentina provee ayuda y apoyo cristocéntrico a las personas que luchan con diferentes problemas relacionales, emocionales y sexuales.

Nuestro apoyo está basado en el fundamento bíblico de la compasión, la integridad y la dependencia en Dios.

Síguenos en ...